INFANCIA

Aquí os mostramos algunos de los relatos incluidos en el libro.

 

“La tableta de chocolate” por José Arias Fuentes (2012)

La contemplo con la nariz apoyada en el escaparate mientras espero el autobús que nos deje en casa. Hace frío. Un frío de invierno seco que me tiene preso en el verdugo de lana que la tata me coloca de tal modo que sólo se me ven los ojos. Todavía me parece oírla con su voz desgarrada:

-“José, no seas goloso, que se te pican los dientes y te van a salir lombrices”.

Recuerdo que debería tener unos siete años y embelesado la observaba con avidez mientras el vaho empañaba las cristaleras.

Ella, mi amor de las seis de la tarde.

Ella, mi angustioso placer de deseo infinito.

Ella, así de simple. La tableta. La tableta de chocolate. De chocolate de almendras…

 

———————————————————–

“La cucaracha” por  Ángela Carrasco (2012)

EDITORIAL CHOCOLATE La cucaracha enreda nerviosa sus antenas hasta formar una trenza que deshace con gran esfuerzo. Aquel monstruo deforme no la deja en paz.

“¿Que cómo me llamo? ¿Cómo me voy a llamar? ¡Cucaracha!”

“Pues sí, todas las cucarachas nos llamamos Cucaracha.”

“¿Qué dónde está mi casa? Aquí mismo. ¿No te gusta?”

“¿Qué si voy al colegio? Sí, claro, al de la alcantarilla.”, responde burlonamente.

“¿Qué años tengo? Pues, los que me da la gana. Las señoras no decimos la edad.” La cucaracha está cada vez más crispada.

“¿Qué no te gusta mi ropa? ¿Qué tu vestido rojo es 100% algodón?”. A la cucaracha le estalla en la boca una sonora carcajada mientras agita sus patas compulsivamente. “Yo llevo un mono de licra que realza mis curvas naturales y unas alas de gasa marrones.”

“¿Qué vuele?” De repente la cucaracha cae en una profunda tristeza que la deja paralizada. “No puedo volar. ¿Qué por qué? La verdad es que nunca lo he sabido. Nací así…”

“¡Mónica! ¿Qué tienes en la mano? ¡Cuántas veces te ha dicho mamá que no toques los bichos! ¡Qué asco, si es una cucaracha!”

——————————————————–

“Muñeca rica. Muñeca pobre” por  Carmela Baudín (2012)

Editorial ChocolateHoy es fiesta. No hay cole.

Julia y su madre preparan la bolsa de nylon para irse al jardín. En el interior hacen hueco a  la pequeña pelota desinflada y a su muñeca de trapo con coletas de lana, ojos negros y labios rojos pintados con lápices de colores. El vestido que tapa los brazos y las piernas de trapo es un retal de flores.

Ya en el parque ve a una niña sentada junto a ella con una preciosa muñeca vestida de princesa. Julia de vez en cuando la mira. La niña sigue sentada mirando a los otros niños. Se acerca y la pide que juegue con ella. No puede. Si su muñeca se ensucia,su madre se enfadaría mucho, mucho.

–       Te dejo la mía

–       ¿De verdad?

–       Claro

–       Pero… ¿  y si la ensucio sin querer?

–       No importa. La lavamos en la fuente y esta noche mi madre la vuelve a pintar la cara.

La madre de Julia la llama. Es tarde y tienen que volver a casa.

Por el camino le dice a su madre que tiene que hacer otra muñeca para esa niña. La que tiene es una lata. ¡No sirve para jugar!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: